REDD y la Convención de Cambio Climático

La Convención Marco sobre el Cambio Climático se crea en 1992 ante la preocupación expresada por la comunidad científica. En esta Convención se establece una estructura general para los esfuerzos intergubernamentales encaminados a resolver el desafío del cambio climático.

Es importante saber que la Convención reconoce que el sistema climático es un recurso compartido cuya estabilidad puede verse afectada por actividades industriales y de otro tipo que emiten dióxido de carbono y otros gases que retienen el calor.

El objetivo fundamental de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC) es impedir la interferencia «peligrosa» del ser humano en el sistema climático.

En la práctica, la Convención fija el objetivo de estabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero "a un nivel que impida interferencias antropógenas peligrosas en el sistema climático". Se declara asimismo que "ese nivel debería lograrse en un plazo suficiente para permitir que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático, asegurar que la producción de alimentos no se vea amenazada y permitir que el desarrollo económico prosiga de manera sostenible".

En virtud del Convenio, los gobiernos:

  • Recogen y comparten la información sobre las emisiones de gases de efecto invernadero, las políticas nacionales y las prácticas óptimas.
  • Ponen en marcha estrategias nacionales para abordar el problema de las emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarse a los efectos previstos, incluida la prestación de apoyo financiero y tecnológico a los países en desarrollo.
  • Cooperan para prepararse y adaptarse a los efectos del cambio climático.

Costa Rica es firmante de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, la cual ha ratificado mediante la Ley No. 7414 publicada el 13 de junio de 1994.

Si le interesa conocer más sobre la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, haga clic aquí.

La deforestación y las emisiones de gases efecto invernadero

Según la Organización para la Agricultura y la Alimentación, conocida por sus siglas en inglés como FAO (2001), las más altas tasas de deforestación durante la década de los años 90 correspondieron a bosques de países tropicales, superando los 10 millones de hectáreas anuales. Las emisiones correspondientes tanto por deforestación como por remociones parciales de bosques se estima alcanzaron de 15-35% del total de las emisiones mundiales (Houghton, 2005).  

Desde el año 2005 estos bosques se están transformando en un foco de atención mundial. Ese año la Coalición de Países con Bosques Tropicales, encabezada por Costa Rica y Papua Nueva Guinea, presentó una propuesta formal para reducir la emisión de GEI derivados de la deforestación a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC).

En septiembre de 2006 el gobierno de Brasil, presentó su propia propuesta de "Deforestación Evitada", en un taller del Subsidiary Body for Scientific and Technological Advice (SBSTA) de la UNFCCC y nuevamente en noviembre de 2006 durante la COP 12 de la UNFCCC. A su vez, el Informe Stern del gobierno británico, publicado a comienzos del 2007, sugiere que las medidas de deforestación evitada deberían ser incluidas en el periodo de compromiso posterior a 2012, en el marco del Protocolo de Kyoto (Stern, 2007).

En la Conferencia de las Partes realizada en Bali, Indonesia, en diciembre de 2007, se informó que respecto de la "Reducción de Emisiones derivadas de la Deforestación" (RED) es urgente la necesidad de adoptar nuevas medidas significativas para reducir las emisiones resultantes de la deforestación y la degradación forestal y se debe avanzar la labor metodológica, la que estará enfocada principalmente en:   

  • Evaluaciones de los cambios ocurridos en la cobertura forestal y las emisiones asociadas de gases de efecto invernadero,
  • Métodos para demostrar las reducciones de las emisiones resultantes de la deforestación,
  • La estimación del volumen de las reducciones de las emisiones procedentes de la deforestación.

REDD y la Convención

REDD es una estrategia internacional creada dentro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático. Es un mecanismo para incentivar a los países en desarrollo a proteger, administrar y utilizar mejor los recursos forestales para contribuir a la lucha global contra el cambio climático.  

Mediante las estrategias de REDD se busca que los bosques tengan un mayor valor en pie al que tendrían talados puesto que se crea un valor financiero en el carbono almacenado en los árboles. Una vez  que se mida y cuantifique el carbono, la etapa final de REDD incluirá el pago de compensaciones por parte de países desarrollados a los países en desarrollo por sus bosques en pie.

REDD también busca genera iniciativas de silvicultura hacia una gestión sostenible de los bosques para que sus valiosos bienes y servicios económicos, medioambientales  y sociales puedan beneficiar a países, comunidades, biodiversidades y usuarios de los bosques mientras contribuyen a la importante labor de reducir las emisiones de gas de efecto invernadero.

El objetivo de REDD es:

  • Reducir las emisiones de la deforestación y la degradación forestal en los países con bosques tropicales, apoyar el papel de la conservación, la gestión sostenible de los bosques y el aumento de las reservas forestales de carbono.

Los objetivos generales de REDD son:

  • Contribuir a la reducción de las emisiones globales de carbono provenientes de la deforestación mediante la mejora de la gobernanza forestal a nivel nacional, y
  • Ofrecer incentivos financieros para detener o revertir la pérdida de los bosques.

Decisiones de la Convención sobre REDD

REDD+ fue creado partir de una propuesta de Papua Nueva Guinea y Costa Rica para crear un mecanismo para Reducir las Emisiones Derivadas de la Deforestación en los países en desarrollo, presentada en la décimo primera Conferencia de las Partes (COP 11) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en Montreal, Canadá. La propuesta ofrecía la oportunidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) al mismo tiempo que proporcionaba incentivos para proteger y conservar los bosques tropicales.

El Plan de Acción de Bali reconoció la propuesta como una opción de mitigación del cambio climático, estableciendo así las bases para las negociaciones sobre REDD+. Esta decisión fue precedida por decisiones ulteriores acordadas en Cancún, Durbán y Doha. (Tomado de la Guía para Comprender e Implementar las Salvaguardas REDD+ de la CMNUCC,el 26-11-2013)

Algunas decisiones importantes de la Convención con respecto a REDD se resumen a continuación:

FCCC/CP/2005/MISC.1.

Durante la undécima reunión de la Conferencia de las Partes (CP11) el Gobierno de Papua Nueva Guinea, solicita a la Secretaría agregar a la agenda provisional un tema titulado Reducción de las emisiones derivadas de la deforestación en los países en desarrollo: enfoques para estimular la acción. El documento que entrega contiene una presentación de los Gobiernos de Papua Nueva Guinea y Costa Rica.

Decisión 2/CP.13

Reconoce la contribución de las emisiones de la deforestación y degradación de los bosques a las emisiones globales de GEI antropogénicas. La decisión establece un mandato para varias medidas de las Partes relativas a la reducción de las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación forestal en los países en desarrollo, tales como la creación de capacidades, la transferencia de tecnología, la exploración de una serie de acciones y actividades de demostración y la movilización de recursos para apoyar estos esfuerzos.

Decisión 4/CP.15.

Proporciona orientación a las Partes que son países en desarrollo para la  implementación de actividades relacionadas con la decisión 2/CP.13.

Decisión 1/CP.16, párrafos 68 a 79.

Proporciona un marco para las Partes que realizan acciones relativas a la reducción de emisiones por deforestación y degradación de los bosques, la conservación de las reservas de carbono forestal, la gestión sostenible de los bosques y el aumento de las reservas forestales de carbono. Esta decisión también puso en marcha un proceso para el trabajo futuro a realizar por el OSACT y el GTE -CLP.

Decisión 1/CP.16

Resultados de la labor del GTE -CLP sobre opciones de financiación para la plena aplicación de las acciones basadas en los resultados mencionados en la decisión 1/CP.16, párrafo 73.

Decisión 12/CP.17.

Proporciona orientación sobre los sistemas para proporcionar información sobre la forma en la que todas las salvaguardas mencionadas en la decisión 1/CP.16, apéndice I, se están abordando y respetando. La decisión también analiza las modalidades relativas a los niveles de emisión de referencia forestal y/o los niveles de referencia forestal a los que se hace referencia en la decisión 1/CP.16, párrafo 71 (b).

Decisión 1/CP.18. Párrafos 25 - 40

Resultado acordado de conformidad con el Plan de Acción de Bali.

La Conferencia de las Partes (CP 16º periodo de sesiones) Cancún 2010 y las  medidas de REDD

En diciembre de 2010, durante la décimo sexta Conferencia de las Partes (COP 16) de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) celebrada en Cancún, se definieron las medidas de REDD.

68. Alienta a todas las Partes a buscar maneras eficaces de reducir la presión humana sobre los bosques que se traduce en emisiones de gases de efecto invernadero, con inclusión de medidas para hacer frente a los factores indirectos de la deforestación;

69. Afirma que la puesta en práctica de las medidas a que se refiere el párrafo 70 debería efectuarse de conformidad con el apéndice I de la presente decisión, y que deberían promoverse y respaldarse las salvaguardias que se enuncian en el párrafo 2 de ese apéndice;

70. Alienta a las Partes que son países en desarrollo a contribuir a la labor de mitigación en el sector forestal adoptando las siguientes medidas, a su discreción y con arreglo a sus capacidades respectivas y sus circunstancias nacionales:

  1. La reducción de las emisiones debidas a la deforestación;
  2. La reducción de las emisiones debidas a la degradación forestal;
  3. La conservación de las reservas forestales de carbono;
  4. La gestión sostenible de los bosques;
  5. El incremento de las reservas forestales de carbono.
Compartir:
Todos los derechos reservados © REDD+ Costa Rica 2017
Elaborado por El Domo Comunicación