El Programa ONU-REDD

El Programa ONU-REDD es la iniciativa de colaboración de las Naciones Unidas para reducir las emisiones de la deforestación y la degradación de bosques en países en desarrollo. El Programa se lanzó en septiembre de 2008 para ayudar a los países en desarrollo a preparar e implementar estrategias nacionales REDD y se basa en la capacidad de convocatoria y la experiencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Programa de las Naciones Unidas para Medio Ambiente (PNUMA). (1 Resoluciones 1/CP.13; 2/CP.13 y 4/CP.15 de la CMNUCC).

Por su parte, REDD es un mecanismo para incentivar a los países en desarrollo a proteger, administrar y utilizar mejor los recursos forestales para contribuir a la lucha global contra el cambio climático.  A través de las estrategias REDD, se busca que los bosques tengan un mayor valor en pie al que tendrían talados puesto que se crea un valor financiero en el carbono almacenado en los árboles. Una vez que se mida y cuantifique el carbono, la etapa final de REDD incluirá el pago de compensaciones por parte de países desarrollados a los países en desarrollo; por sus bosques en pie. REDD es lo último en iniciativas de silvicultura que busca dar un vuelco al equilibrio económico hacia una gestión sostenible de los bosques para que sus valiosos bienes y servicios económicos, medioambientales y sociales puedan beneficiar a países, comunidades, biodiversidades y usuarios de los bosques mientras contribuyen a la importante labor de reducir las emisiones de gas de efecto invernadero.

Alcanzar el objetivo de reducir significativamente las emisiones de la deforestación y la degradación debosques requiere una colaboración sólida entre los países, así como un avance en las negociaciones sobre el mecanismo de REDD+ en el seno de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC); dicha colaboración incluye el compromiso de los países en desarrollo con procesos de crecimiento bajos en emisiones de carbono y resistentes al cambio climático. A su vez, los países industrializados deberían comprometerse con aportaciones predecibles y significativas para incentivar a los demás países a reducir sus emisiones.

A través de sus primeros nueve programas nacionales piloto en África, Asia-Pacífico y América Latina y el Caribe – entre otras actividades relacionadas a nivel global – el Programa ONU-REDD ha apoyado a los gobiernos a preparar las estrategias nacionales de REDD+, construir sistemas de monitoreo, involucrar a los actores relevantes y evaluar los beneficios comunes.

Con base en las lecciones aprendidas y la retroalimentación obtenida de los países y de otros participantes, el Programa ha incrementado sus fondos y el número de países asociados. El Programa opera de acuerdo con las necesidades de cada país y está diseñado para apoyar la transformación del sector forestal y otros sectores que tienen un impacto en el uso de la tierra y, por consiguiente, en las actividades económicas relevantes para la preparación para REDD+.

El Programa también responde a la resolución surgida durante la COP16 de la CMNUCC sobre los enfoques de políticas e incentivos positivos sobre temas relacionados con la REDD+ y está en la disposición de apoyar la puesta en marcha de dichas resoluciones cuando los países en cuestión lo soliciten.

Compartir:
Todos los derechos reservados © REDD+ Costa Rica 2017
Elaborado por El Domo Comunicación